SchoolRubric se encuentra actualmente en versión beta. ¡Estén atentos a las actualizaciones!

Los condicionantes sociales de la salud y su vínculo con la educación

La Organización Mundial de la Salud (OMS), el año 1946, definió la Salud como el estado completo y equilibrado de bienestar físico, mental y social.

[Ed] Building | @edbuildingcaps
septiembre 15,  2020
Articulos en Español

Perfil de la autora: Dra. Montserrat Rodó, colaboradora de [ED]BUILDING (edbuilding.org). Profesora titular en la Escuela Universitaria de Enfermería y Terapia ocupacional adscrita a la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB Terrassa, Barcelona). Diplomatura Universitaria de Enfermería en la Escuela Santa Madrona, Universitat de Barcelona (UB). Doctora en Enfermería por la Universidad Europea de Madrid.

La Salud no es solo la ausencia de enfermedad, una persona con diabetes o con hipertensión puede sentirse y estar sana según el concepto de bienestar que tenga y de la calidad de vida que perciba. Últimamente oímos que hay personas con coronavirus positivo sin síntoma alguno, están sanas.

Por ejemplo, un grupo de personas puede no estar sana porque en su casa no dispone de agua potable y corriente o de calefacción cuando hace frío, aunque, tampoco están enfermas. Pero sí están más cerca de vivir con enfermedad o de hacerlo con peor salud. Tienen más riesgo de enfermar que aquellas que sí tienen agua potable y fuente de calor.

¿Por qué tienen más riesgo de enfermar aquellas personas que viven en unas determinadas situaciones y circunstancias que facilitan el malestar y la enfermedad?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 1946, definió la Salud como el estado completo y equilibrado de bienestar físico, mental y social. Ponía el acento en un contexto amplio que va más allá de tener o no una determinada enfermedad: se trata de poder satisfacer las necesidades sanitarias, afectivas, sociales y culturales, entre otras, del individuo y también de la familia y la comunidad a la que se pertenece, contextos en las que las personas nos relacionamos. Es decir, son diversas y complementarias las dimensiones que contribuyen al bienestar y también están repartidas las fuentes de responsabilidad. Las personas individuales somos responsables de nuestra dimensión personal y se le suman las responsabilidades de los demás, de la sociedad y la de aquellos que toman decisiones sobre los colectivos a través de políticas públicas.

La educación, la vivienda, el entorno social y de apoyo también condicionan la salud.
La educación, la vivienda, el entorno social y de apoyo también condicionan la salud.

Casi a la vez que la OMS, las Naciones Unidas (ONU) en el 1948 enunciaban la Declaración Universal de Derechos Humanos a los que todos los Estados miembros se comprometían a respetar y hacer respetar. Entre sus principios está el que refuerza el derecho a la salud y al bienestar y se acompañan de otros más: la alimentación, la vivienda, la asistencia médica, los servicios sociales, la cultura y la protección social ante situaciones de vulnerabilidad (enfermedad, incapacidad, viudedad, vejez, maternidad e infancia).

Unos años más tarde, en el 1978, se reunieron en Alma- Ata (actual Kazajistán), la Conferencia Internacional de la Atención Primaria de salud. Participaron la mayor parte de los países desarrollados y en desarrollo. Acordaron que era urgente movilizarse para proteger y promover la salud de todos sus pueblos. Era un objetivo prioritario de todos los gobiernos la intervención de los sectores sociales y económicos, además del de salud, con tal de promover y proteger el bienestar de la ciudadanía. Este equilibrio permitiría el buen desarrollo económico y social sostenidos y una buena calidad de vida de las personas.

La OMS, la ONU y Alma- Ata pusieron sobre la mesa la acción política y la influencia de factores que condicionan la salud pero que no son sólo sanitarios, también sociales y económicos, y que, hoy día, están muy vivos. Se calcula que un 80% de estos factores o condiciones de vida están fuera del sector de la salud: la familia, la alimentación, el agua, la higiene y el vestido, la actividad física, la educación, la vivienda, el trabajo, el entorno social y de apoyo, el acceso a los bienes y a los servicios sanitarios. Estas son las dimensiones sociales que hacen que una persona o una comunidad tengan más o menos riesgo de enfermar, de superar los problemas de salud o de tener más o menos calidad de vida ante los diferentes escenarios en los que vivimos las personas.

Las personas individuales somos responsables de nuestra dimensión personal y se le suman las responsabilidades de los demás.
Las personas individuales somos responsables de nuestra dimensión personal y se le suman las responsabilidades de los demás.

Las condiciones en las que las personas nacemos, crecemos, vivimos, trabajamos y envejecemos, incluso enfermamos, no son las mismas para todos y para siempre. Hay evidentes desigualdades sociales que, una vez más, perjudican a las personas más vulnerables, aquellas que viven, por múltiples y diferentes razones, en/con condicionantes sociales dañados y perjudiciales.

Esto es lo que está pasando en esta pandemia. Es cada vez más evidente que aquellas personas en situaciones sociales más perjudicadas son atacadas con más fuerza por la crisis de recursos, entre otras, en la que estamos hoy día por la pandemia del Covid. Las personas que tienen trabajos precarios, las que tienen viviendas incompatibles con un confinamiento, las que tienen enfermedades crónicas que deterioran la calidad de vida, los mayores, las que no tienen las herramientas y el acceso a la red para seguir su formación, las que no pueden trabajar a distancia y muchas otras condiciones de riesgo, es a quienes hay que proteger.

Esta nueva y especial vuelta a las aulas es un retorno disfrazado de oportunidad para mostrar que la salud y la educación están intrínsecamente vinculadas. La promoción de la salud en las escuelas y los institutos tiene beneficio en el mismo entorno y también en el devenir social y económico de la ciudadanía del futuro: es una inversión. Hablar de los condicionantes sociales de la salud junto con lavarse las manos, usar mascarilla y mantener la distancia de seguridad en las escuelas e institutos va a aumentar las probabilidades de aprender eficazmente hábitos de protección universales con impacto individual y colectivo de duración infinita.

El equipo [Ed] Building.
El equipo [Ed] Building.

Ministerio de Sanidad de España. Recuperado de: Citizens – Promoting Health and Prevention

Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social

Observatori de les desigualtats en Salut. Recuperado de: Observatori de les Desigualtats en Salut.

Agència de Qualitat i Avaluació sanitàries de Catalunya. Recuperado de:https://aquas.gencat.cat/

Organización Mundial de la Salud. Recuperado de:  Organización Mundial de la Salud (OMS)

[ED] BUILDING es una plataforma independiente de expertos en educación que tiene como misión acompañar toda la comunidad en su tarea educadora. Nos impulsa el deseo de mejora y transformación de la sociedad y de la convivencia entre individuos y con el entorno. Trabajamos en la adquisición de conocimientos, habilidades y valores desde una vertiente emocional, relacional y social.

: edbuilding.org

Article Keywords
print article
Read More Articles

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese para mantenerse informado sobre los últimos artículos, publicaciones en foros y noticias escolares de SchoolRubric.

Subscribe To Our Newsletter

Powered by EmailOctopus
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x